Queridos amigos, os invito a transitar juntos mi blog.

Ven, vagamente,
ven, levemente,
ven solo, solemne, con las manos caídas
a tu lado, ven
y trae los montes lejanos junto a los árboles próximos,
funde en un campo tuyo todos los campos que veo,
haz de la montaña un bloque sólo de tu cuerpo...

(Fernando Pessoa)

21 septiembre 2012

Lecturas de Angela Reyes y Jaime Alejandre

Queridos amigos, el próximo lunes día 24 a las 18:30 horas, Angela Reyes y yo haremos una lectura de nuestra respectiva obra poética en la Tertulia del Grupo Literario "TINTAVIVA" de Cultural Telefónica, en el Salón de Actos Cultural Telefónica, Plaza Cristino Martos 1, esquina Conde Duque.
Os esperamos, abrazos, jaime



Despacio, descendí a su corazón
como se baja a la bodega oscura,
con los brazos al frente
para no tropezar
con la sangre y la cera del que sufre.
No tuve que prender un fósforo
para saber lo mucho que lloraba.
En su pecho palpé
un desamor,
una mujer tan enquistada
que el tiempo la trocó en mármol de oraciones.
Seguí bajando hasta la cicatriz
que empezaba en su sangre y moría en sus labios.
Y me detuve,
por miedo a conocer sus manos mariposas.
Manos de acariciar cintura y repartir el pan,
y hoy
manos que el pulso marchitaba
como pregunta sin hacer.

                           (Del libro "No llores, Poseidón", Angela Reyes, ed. Vitruvio, 2008)


         Cuando los cuatro puntos cardinales
eran cinco;
los siete mares, ocho;
los cinco continentes,
uno más; y hasta eran quince
las catorce cumbres de ocho mil
que escalar en el planeta.
Cuando ocho eran
las siete maravillas de este mundo,
once los Mandamientos,
ciento quince las Azoras,
cuatro catorce era pí,
ocho las vidas de los gatos,
dos la unidad,
la trinidad, cuatro.
Cuando tú eras yo también.

                          (Inédito de Jaime Alejandre, 2012)

4 comentarios:

kynikos dijo...

un lujo de poemas. una pena de kilómetros.
un saludo.

Anónimo dijo...

precioso

Rosa dijo...

Bueno, ahora sé que he hecho bien entrando en tu blog... bueno, la verdad es que lo sabía ya de antes, pero ese poema ha dado un valor añadido.

Me ha encantado.

Besos

Paco Siles dijo...

Precioso el poema de Ángela Reyes, lástima no haber podido ir a escucharla. El de Jaime no está mal pero no le llega ni de largo. Saludos.