Queridos amigos, os invito a transitar juntos mi blog.

Ven, vagamente,
ven, levemente,
ven solo, solemne, con las manos caídas
a tu lado, ven
y trae los montes lejanos junto a los árboles próximos,
funde en un campo tuyo todos los campos que veo,
haz de la montaña un bloque sólo de tu cuerpo...

(Fernando Pessoa)

14 diciembre 2016

El Principito


El Principito de Saint-Exupéry: según dicen la obra escrita más difundida en el mundo tras la Biblia. 145 millones de ejemplares vendidos. Qué pena, qué minucia… si en un solo día como hoy habitan la Tierra 7500 millones de humanos, y ni me imagino el acumulado de humanoides que han morado nuestro planeta desde 1943… que sólo 145 millones lo hayan leído (y en verdad un poco menos pues tengo yo en mi biblioteca medio centenar largo de ediciones, incluidas bastantes en diferentes idiomas, desde el japonés al amhárico…) es un despropósito que explica bastante bien hacia dónde nos dirigimos.

En fin, cifras, cifras… eso que nos vuelve locos en la era del capitalismo rampante… pero ya lo dijo él mismo: “… A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: "¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le  gusta  coleccionar  mariposas?".  Pero  en  cambio  preguntan: "¿Qué  edad  tiene? ¿Cuántos  hermanos?  ¿Cuánto  pesa?  ¿Cuánto  gana  su  padre?".  Solamente  con  estos detalles  creen  conocerle.  Si  les  decimos  a  las  personas  mayores:  "He  visto  una  casa preciosa  de  ladrillo  rosa,  con  geranios  en  las  ventanas  y  palomas  en  el  tejado",  jamás llegarán a imaginarse cómo es esa casa. Es preciso decirles: "He visto una casa que vale cien mil francos". Entonces exclaman entusiasmados: "¡Oh, qué preciosa es!"…”.