Queridos amigos, os invito a transitar juntos mi blog.

Ven, vagamente,
ven, levemente,
ven solo, solemne, con las manos caídas
a tu lado, ven
y trae los montes lejanos junto a los árboles próximos,
funde en un campo tuyo todos los campos que veo,
haz de la montaña un bloque sólo de tu cuerpo...

(Fernando Pessoa)

09 septiembre 2016

Luis Medina, Presente continuo en Madrid


Bajo el tsunami de mediocridad de este país poblado de falsas alhajas (o rajoyas), impoetas plagiarios (Darío Frías a la cabeza), faranduleros que publican bestsellers de Feria (Belén no sé qué), perpetradores de melodías enlatadas y banqueros que ignoran que capital no es sólo dinero (su dinero) sino lugares habitados por ciudadanos… bajo este tsunami de ahogo incontenido, de repente una bocanada (bocatodo, sería) de esperanza. No estamos perdidos todavía si en Madrid en la excepcional sala Teatro del Arte
(c/ San Cosme y San Damián, 3, Madrid), pueden congregarse sin presencia de las fuerzas del desorden impúdico una cuarentena de cincuentones o en vías de ser cincuentones (todo llega hermanos y hermanas) a disfrutar de un alarde de talento artístico.
Luis Medina, con una banda inimaginable. Los 7 magníficos en versión cinemascope. Textos desprovistos de la necesidad límite del estribillo facilón; textos que hurgan en la herida y la sanación de nuestro tiempo, tiempo de pateras y parteras, de amor y dolor, de memoria y olvido:

El rapto de Europa (letra y música: Luis Medina)

un nuevo fantasma recorre el continente
un gélido ejército despliega sus tropas
y hace del poder un poder obediente
al solo dictado que hoy escribe su historia
un nuevo fantasma recorre el continente,
una crisis crónica pegada a la ropa;
usted, como yo, somos supervivientes
de una nueva entrega del rapto de Europa

salve mare nostrum que estás en la tierra
náufraga de una sinrazón decadente
eclipse de Europa, horizonte que encierra
la bruma futura de cuerpo presente
Europa, la casa natal de occidente,
hurtada en el mar de su propio debate,
Europa el enigma, Europa la ausente,
a gente debiera salir al rescate

Textos que demuestran que la poesía verdadera, la que huye del vergonzante ripio de pésimos “rapieros”, se marida a la perfección en la canción cuando las melodías (melodías que navegan en Medina desde el jazz al bolero pasando por la trova cubana más orquestada) son sabias y bellas: “es el travelling del tiempo / una mirada en movimiento / que se va, que se va y nos lleva dentro / es el verdadero reality, la crónica del interior, es el desvelo del insomnio, / la vida entera es una escena que se rueda con la cámara al hombro, / participar de una carrera sin llegada destinada al abandono…”.


En definitiva, tras sus anteriores obras (Al borde del milenio, Humana, Vivo), y tras tan larga espera, por fin presentación de lujo del nuevo disco de Luis Medina, “Presente continuo”, disco para escuchar, no para que suene. No para que esté sonando mientras se manda a los niños a la ducha o se confía en que Merckel se recupere de su flatulento enfisema cerebral o se pide a nuestro cónyuge que vaya friendo los huevos mientras tú imploras por el recomienzo de los tiempos. El arte verdadero no se da, se conquista, hay que trabajárselo, no sólo el creador sino también aquel que pretende disfrutarlo hasta sus últimas consecuencias, sus finales y más profundos significados.
 “Dicen que todo empezó posiblemente con una explosión que aún dura” canta Luis Medina… así es… la explosión de talento y sensibilidad del concierto de anoche aún dura… y nada podrá desvanecerla.

Si no pudiste o no supiste estar ayer en el concierto cómprate los temas del disco en: